HISTOIRE DES JUIFS DU MAROC PAR SOLY ANIDJAR

HISTOIRE DES JUIFS DU MAROC-CASABLANCA-RABAT-MAZAGAN-MOGADOR-AGADIR-FES-MEKNES-MARRAKECH-LARACHE-ALCAZARQUIVIR-KENITRA-TETOUAN-TANGER-ARCILA-IFRANE-OUARZAZAT-BENI MELLAL-OUEZANE
 
AccueilAccueil  CalendrierCalendrier  FAQFAQ  MembresMembres  S'enregistrerS'enregistrer  ConnexionConnexion  

Partagez | 
 

 LA HISTORIA DE LA COMUNIDAD JUDÍA DEL PIAMONTE

Voir le sujet précédent Voir le sujet suivant Aller en bas 
AuteurMessage
Soly Anidjar
WEBMASTER
WEBMASTER
avatar

Nombre de messages : 40818
Age : 65
Date d'inscription : 13/07/2006

MessageSujet: LA HISTORIA DE LA COMUNIDAD JUDÍA DEL PIAMONTE   Dim 14 Mar 2010 - 17:49

LA HISTORIA DE LA COMUNIDAD
JUDÍA DEL PIAMONTE

http://www.milimcultural.com.ar/

Primeros Asentamientos
Los principales asentamientos judíos en el Piamonte comenzaron en el siglo XV, con judíos que se escaparon de la persecución francesa . Unas pocas décadas después en 1492, los Reyes Católicos de España, Fernando e Isabel obligaron a todos los súbditos judíos convertirse al cristianismo ó a abandonar la península ibérica.
Los duques de Saboya toleraron la presencia judía en sus tierras del Piamonte con el objetivo de aumentar el comercio y obtener de ellos elevados impuestos y tributos. Los judíos, como los extranjeros, no podían evitar esos pagos. Siempre estuvieron amenazados con la posibilidad de que se dictara una orden de expulsión.
A través de los siglos XV,XVI, XVII y XVIII, las comunidades judías más importantes se constituyeron en Turín, Asti, Alessandria, Cuneo, Casale, Carmagnola, Moncalvo, Saluzzo, Fossano y Savigliano. Al final del siglo XVIII, cada una de estas comunidades tenían una población judía de más de 100 personas con un total general de 4192 individuos. La comunidad judía de Turín era la principal con 1317 personas y la menor, era la de Trino Vercellese con35 personas.

Las privaciones y prohibiciones
Las normas principales formuladas por los duques y los reyes de Saboya contra los judíos, fueron la prohibición de poseer bienes inmuebles, de unirse a los ejércitos permanentes, de pertenecer a las corporaciones de artes y oficios. También fueron obligados a llevar una marca distintiva de color amarillo.
Entre ellas figuraban también normas por las cuales, debían estar separados del resto de la sociedad, se les permitía en cambio tener casas de empeño, como una especie de privilegio. Fueron los únicos que podían practicar esta actividad, ya que les estaba prohibido a los cristianos, y por lo tanto, fue una concesión (o una imposición) a los judíos. La economía del Estado no podría existir sin el préstamo de dinero, por lo tanto los particulares y los reyes de Saboya tuvieron que recurrir a ellos.

Los judíos en el Piamonte vivieron juntos en áreas específicas, lejos de las iglesias, los guetos se construyeron alrededor de un siglo y medio después de la imposición por el Papa Pablo IV en 1555 a los judíos de Roma.

El gueto de Turín, fue construido en 1679 y fue ampliado en el siglo XVIII. Tenía como característica, aun visible, las galerías en el patio, a lo largo de todos los lados de las cuatro paredes. El gueto estaba compuesto por dos bloques de edificios, uno entre las calles Vía Príncipe Amedeo, Vía Bogino, Vía Maria Vittoria y Vía San Francesco da Paola, y el otro entre la Via Bogino, Vía Des Ambrois y Piazza Carlina. En Vía Maria Vittoria 25 y Via Des Ambrois 2 todavía es posible ver las puertas del ghetto en su aspecto original. Los habitantes sufrían enfermedades y deformaciones debido a las condiciones de vida en las pequeñas habitaciones mal ventiladas. En los caminos habían tiendas donde los judíos comerciaban los pocos bienes que pudieran vender: artículos de segunda mano, alimentos rituales y prendas de vestir reparadas. Dentro del gueto había dos sinagogas con liturgias en italiano y español. Había también una escuela (Talmud Torá) los niños asistían a la edad de tres años.

La emancipación
A fines del Siglo XIX, como consecuencia de la Revolución Francesa los judíos al otro lado de los Alpes, obtuvieron derechos políticos y civiles. Con la ocupación napoleónica del norte de Italia estos derechos se les otorgaron también a los judíos de Italia, a partir de las Comunidades de Piamonte. Después de la Emancipación, ellos abandonaron la ocupación tradicional representada por las casas de empeño. Se dedicaron a todas las profesiones, incluida la carrera militar, y ya que ahora podían comprar edificios, fundaron grandes empresas textiles que ofrecieron puestos de trabajo a cientos de judíos y cristianos.
Cuando Napoleón fue derrotado en 1814, 15 años más tarde, el rey Vittorio Emanuele I fue restaurado en su trono. Se restablecieron entonces, las normas anteriores, con exclusión del uso del distintivo amarillo. El primer intento de Emancipación había terminado, pero mientras tanto la sociedad había cambiado. El movimiento liberal había crecido, y la monarquía se estaba transformando de acuerdo a la Constitución. Esta transformación se expresó también con el cambio de mentalidad de los dirigentes más grandes del Piamonte. Personalidades importantes, como el Conde Cavour y los hermanos Roberto y Massimo D'Azeglio, bregaron por la ampliación de los derechos constitucionales de libertad e igualdad para las minorías oprimidas en el reino, como judíos y valdenses. Con el tiempo, por una decisión del Parlamento en julio de 1848, se permitió la extensión de todos los derechos civiles y políticos a la comunidad judía. Se proclamó que las diferencias entre las religiones ya no eran un motivo de discriminación.


Gracias a la Emancipación de 1848, los judíos comenzaron una nueva vida: pudieron practicar cualquier profesión o actividad comercial y podían participar activamente en la vida política, lo que hicieron con gran determinación y éxito. . La construcción de la Mole Antonelliana, más tarde, el símbolo de Turín, fue encargado por los judíos turineses para celebrar su emancipación, cuando la ciudad se convirtió en la capital de Italia en 1861. Sin embargo, la Mole nunca fue utilizada como Sinagoga, y el proyecto pronto fue vendido a la ciudad de Turín para comprar otro terreno y empezar de cero, con un proyecto un poco más pequeña. En menos de 15 años, entre 1848 y 1861 los derechos concedidos a los judíos de Piamonte, fueron otorgados también al resto de las comunidades judías de Italia - con exclusión de Roma y los territorios del Papa - tan pronto como se unió cada parte de la península logrando la unificación de Italia, bajo el gobierno de los reyes de Saboya.
El actual cementerio judío fue inaugurado en 1867. Al salir de los guetos, se hizo inevitable que los judíos comenzaran a asimilarse. Este proceso comenzó a preocupar a los rabinos y los judíos, por temor a perder su propia identidad. Después de unas cuantas generaciones algunas comunidades judías del Piamonte se despoblaron por la asimilación, la urbanización (sobre todo en Turín) y más tarde por los persecuciones nazi-fascistas.

La era del fascismo y de la Resistencia
En el 1920 'y 30' muchos judíos piamonteses apoyaron el fascismo. Por un corto tiempo en Turín, fue publicado un periódico judío fascista. En oposición a la propaganda sionista, "La nostra bandiera" (nuestra bandera) expresaba un exaltado nacionalismo italiano y apoyaba abiertamente el fascismo desde su fase inicial.
Por otra parte, un número mucho más relevante de judíos fueron fuertemente anti-fascistas, desde los años 20 y otros muchos se unieron a través de los años de la dictadura de Mussolini, y después de la promulgación de las leyes raciales en 1938. Algunos de ellos se volvieron partisanos después de la caída del fascismo, el 8 de septiembre de 1943. La escuela primaria judía de Turín lleva el nombre de Manuel Artom, uno de los jóvenes mujeres y hombres judíos que murieron por la libertad. Muchas familias judías se vieron obligados a abandonar sus hogares entre 1941 y 1943, y vivieron en el país o en la montaña hasta el día de la Liberación del Norte de Italia a finales de abril de 1945. Estaban escondidos por sus compatriotas, por sus familias o por grupos de partisanos que pusieron en riesgo de sus vidas para ocultar a los judíos. A pesar de ello, todas las comunidades judías del Piamonte perdieron un gran número de miembros en la persecución nazi-fascista y deportaciones. Algunos de las comunidades mas pequeñas nunca se recuperaron y se cerraron sinagogas después de la guerra.
En la estación de tren de Porta Nuova de Turín hay un monumento de piedra a la población deportada a Auschwitz. De 1414 ciudadanos judíos de Piamonte en 1938, alrededor de 400 personas fueron deportadas para nunca regresar.



Gran Sinagoga de Turín

La sinagoga, con un estilo morisco y oriental, está ricamente decorada, sobre todo en su parte externa. El interior puede contener hasta 1400 personas. A diferencia de las tradicionales sinagogas que tienen la Tevah y el Aron, colocados a lo largo del eje longitudinal, la sinagoga de Turín se presenta con tres naves y tiene la Teva y el Aron unidos formando un altar... de esta manera se parece mucho más a una basílica occidental.


Piazza Primo Levi. Gran sinagoga de Turín Piazzetta Primo Levi, 12 – 10125 Turín teléfono +30.011.6693387


Revenir en haut Aller en bas
http://solyanidjar.superforum.fr
 
LA HISTORIA DE LA COMUNIDAD JUDÍA DEL PIAMONTE
Voir le sujet précédent Voir le sujet suivant Revenir en haut 
Page 1 sur 1
 Sujets similaires
-
» BARSZCZ WIGILIJNY
» RACUCHY Z JABLKAMI I BAKALIAMI

Permission de ce forum:Vous ne pouvez pas répondre aux sujets dans ce forum
HISTOIRE DES JUIFS DU MAROC PAR SOLY ANIDJAR :: FORUM EN LANGUE ESPAGNOL ET EN HAKETIA -FORO EN ESPANOL Y HAKETIA :: VIDA JUDIA Y JUDIA MARROQUIE EN EL MUNDO-
Sauter vers:  
Créer un forum | © phpBB | Forum gratuit d'entraide | Contact | Signaler un abus | Forum gratuit