HISTOIRE DES JUIFS DU MAROC PAR SOLY ANIDJAR

HISTOIRE DES JUIFS DU MAROC-CASABLANCA-RABAT-MAZAGAN-MOGADOR-AGADIR-FES-MEKNES-MARRAKECH-LARACHE-ALCAZARQUIVIR-KENITRA-TETOUAN-TANGER-ARCILA-IFRANE-OUARZAZAT-BENI MELLAL-OUEZANE
 
AccueilAccueil  CalendrierCalendrier  FAQFAQ  MembresMembres  S'enregistrerS'enregistrer  ConnexionConnexion  

Partagez | 
 

 LA EMBAJADA DEL SULTÁN DE MARRUECOS A ROMA

Voir le sujet précédent Voir le sujet suivant Aller en bas 
AuteurMessage
Soly Anidjar
WEBMASTER
WEBMASTER
avatar

Nombre de messages : 40818
Age : 65
Date d'inscription : 13/07/2006

MessageSujet: LA EMBAJADA DEL SULTÁN DE MARRUECOS A ROMA   Dim 14 Mar 2010 - 9:43

LA EMBAJADA DEL SULTÁN DE MARRUECOS A ROMA

Por Tomás García Figueras


La acción de los misioneros franciscanos cerca de los sultanes de Marruecos ofrece diversas facetas, ya que actuaron a veces como consejeros y amigos, o bien sirvieron de enlace entre su corte y la de los reyes de España. Estas relaciones determinaron sentimientos de sincero afecto de los sultanes para ciertos misioneros franciscanos, y entre los muchos casos que registra la Historia, hemos de citar, en el último tercio del siglo XIX, el del sultán Muley Hassan y el padre Lerchundi, a quien el sultán llamaba reiteradamente “mi fiel amigo”.

Fue Muley Hassan un gran sultán marroquí que, si no pudo evitar la descomposición de Marruecos, al menos la contuvo durante su brillante reinado; fue el padre Lerchundi una gran figura de la acción de España en Marruecos que no logró, por las codicias e intrigas europeas respecto a Marruecos y por falta de una política nacional continuada sobre el Imperio, cuanto pudo lograr. Pero ambos supieron comprenderse y estimarse muy sinceramente.



En el año 1887 determinó el Gobierno español enviar a la corte del sultán de Marruecos una embajada, a cuyo frente iba el ministro de España en Tánger, Diosdado; éste rogó con mucho interés al padre Lerchundi que aceptara el cargo de intérprete de la embajada, pues deseaba llevarlo en su compañía. Aceptó el ilustre franciscano, y la embajada, a bordo de la fragata Blanca, salió de Tánger en agosto de ese mismo año para llegar a Rabat, donde ya se encontraba el sultán. Se dio la circunstancia de que el día que Muley Hassan recibió a la representación española, estaba enfermo el padre Lerchundi, y habiendo observado el sultán su falta, inquirió la causa y se interesó por su salud; y como le estimaba muy sinceramente y gustaba mucho de hablar con él, tan pronto como estuvo restablecido, le invitó a ir a palacio y sostuvo con él una conversación íntima y confiada que duró más de dos horas y media.



Recayó la conversación sobre la fiesta del jubileo sacerdotal de S. S. El Papa León XIII, y el padre Lerchundi habló al sultán de las embajadas que iban de todas las partes del mundo a felicitar a Su Santidad, de los presentes que le llevaban, de la exposición vaticana, etc. Escuchaba el sultán complacido estas referencias, y el padre Lerchundi hubo de manifestarle que así como diversos soberanos musulmanes (sultán de Turquía, sha de Persia, virrey de Egipto, etc.) iban a enviar sus embajadas al Sumo Pontífice, también él, como sultán de Marruecos, debía enviar la suya, lo que constituiría un timbre de gloria para su reinado. Acogió el sultán complacidísimo la indicación del ilustre franciscano; pero le hizo observar la gran dificultad que significaba el que Marruecos no dispusiera de un buque de guerra para conducir a Italia a sus representantes. Le respondió el padre Lerchundi que si él no tenía buque de guerra para conducir la embajada, los tenía España, “que era lo mismo que si los tuviese él”, dándole seguridades de la buena acogida que el Gobierno de Madrid dispensaría a esta indicación tan pronto tuviera conocimiento de ella. Quedó, pues, de acuerdo el sultán con el padre Lerchundi, y ambos convinieron guardar el mayor silencio sobre el asunto para evitar dificultades en la realización del proyecto.

Tanto Diosdado como el padre Lerchundi hicieron llegar al Gobierno español tan grata nueva, y la Reina Regente, a quien el padre Lerchundi informó personalmente de ello, indicó al Gobierno la conveniencia de dar cumplida y rápida satisfacción a los deseos del sultán. Se designó el crucero Castilla, que fondeaba el 10 de febrero de 1888 en Tánger, y en medio de la gran sorpresa de todos los representantes extranjeros, recibía a bordo, el día 12, a los miembros “de la embajada marroquí”. De jefe de la misma iba Sid el Hach Mohammed Torres ben el Arbi, con varios miembros musulmanes más, y como intérprete, el padre Lerchundi, a quien acompañaba el religioso lego fray Domingo García.



S. S. El Papa León XIII recibió a la embajada el 25 de febrero, pronunciando un discurso en árabe el jefe de la embajada, Sid el Hach Mohammed Torres y traduciéndolo inmediatamente al italiano el padre Lerchundi. El discurso del embajador fue el siguiente:



“Oh Soberano Pontífice: Nuestro amo el sultán de Marruecos, a quien Dios bendiga, me ha enviado en calidad de embajador cerca de Vuestra Dignidad excelsa, y me ordena que os dirija la palabra en su nombre imperial para felicitaros, como lo han hecho todos los pueblos de Europa, de Asia y de América y los más grandes potentados de la tierra por haberos concedido el Dios Altísimo la gracia de llegar al quincuagésimo año de Vuestro Sacerdocio.



Nuestro Soberano, cuya grandeza conserve Dios muchos años, desea cimentar la amistad con Vos sobre bases sólidas y quiere que esta amistad sea íntima y estrecha, y que dure perpetuamente, porque conoce que Vos moráis en las regiones de la justicia y que deseáis siempre el bien y la felicidad de todas las criaturas del mundo. Al mismo tiempo, nuestro soberano desea renovar, corroborar y consolidar la amistad que ha existido hasta aquí entre los religiosos franciscanos y los sultanes sus predecesores, a quienes Dios santifique. Esperamos además que entre Vuestra Dignidad excelsa y S. M. Xerifiana no dejará de existir la amistad, sino que continuará y durará siempre, sin que se extinga jamás. A este fin, nuestro soberano, a quien Dios favorezca, nos ha enviado a Vuestra presencia ordenándonos que reanudemos con Vos los lazos de amistad hasta el extremo que aquello que nos regocije a nosotros sea para Vos alegría, y que aquello que a nosotros cause pena, la produzca también en Vos. Nuestro soberano, a quien Dios favorezca, Os ha escrito su carta imperial, que da testimonio de lo que Os hemos expresado, y nos ha ordenado que la entreguemos a Vuestra Dignidad excelsa”.



S. S. El Papa León XIII contestó en italiano en estos términos:



“Recibimos con la mayor consideración la carta imperial que vos, noble e ilustre señor, Nos presentáis de parte de vuestro augusto soberano, y Nos recogemos con alegría la prueba que nos da su cortesía y deferencia, enviando personajes de tanta consideración para ofrecernos felicitaciones y regalos con motivo de Nuestro Jubileo Sacerdotal.Jefe Supremo de la Divina Religión, que tiene fieles en todas partes del mundo, Nos deseamos ardientemente interesar a favor de la Iglesia Católica a los jefes soberanos de los pueblos. Nos, por consiguiente, estamos muy agradecidos a S. M. Imperial, quien, adelantándose a Nuestro deseo, hace protestas, por vuestra mediación, de que quiere Nuestra amistad sobre bases sólidas y duraderas.
Nos experimentamos, además, viva complacencia al ver entre nosotros a un digno hijo de aquella Orden que, desde su fundador, se ha propuesto, entre los campos más importantes de sus empresas, el África en general y Marruecos en particular. Nos hemos oído con alegría las palabras que habéis pronunciado a propósito de estos religiosos, y Nos estamos ciertos de que se mostrarán siempre dignos de la benevolencia y protección que S. M. Imperial quiera concederles.
No es la primera vez que se han verificado cambios de embajada y declaraciones de amistad entre los pontífices romanos y los soberanos de África. Nos llena de alegría que se reanuden ahora estas relaciones de amistad, y Nos pondremos todos Nuestros cuidados para cultivarlas y hacerlas más íntimas.
Obligados por la gratitud que Nos profesamos a Su Majestad Imperial, Nos queremos renovar aquellos votos de salud y de gloria que el gran Gregorio VII, uno de Nuestros más insignes predecesores, expresaba a Asir, rey de la Mauritania, quien le honraba y pedía su amistad. Nos pedimos asimismo al Señor que haga prósperos y felices a Marruecos y al ilustre monarca que rige sus destinos”.



La importancia y trascendencia de la embajada de Muley Hassan se deduce de la sola exposición hecha. El sultán de Marruecos rendía homenaje de consideración y de respeto al Jefe Supremo de la Cristiandad, y ello había de tener una gran importancia, no sólo en el orden de las relaciones entre cristianos y musulmanes y de protección a los cristianos que residían en Marruecos, ya que ante el mundo se ponía bien de relieve la confiada amistad de los dos pueblos.

El hecho también de que el sultán de Marruecos, príncipe de los creyentes musulmanes, organizase esta embajada en perfecto acuerdo con un misionero español y hasta confiara a éste, en realidad, todo lo relativo al feliz éxito de ella, prueba bien cuál era el prestigio de los misioneros franciscanos en Marruecos, y la personalidad, por tantos conceptos destacadísima, del padre Lerchundi. Con ocasión de la embajada, las relaciones de España y Marruecos, puestas de manifiesto de modo tan elocuente, constituyeron tema del mayor interés de todas las cancillerías europeas.

http://www.lamedina.org/historia/embajada%20sultan%20a%20roma.htm


Revenir en haut Aller en bas
http://solyanidjar.superforum.fr
 
LA EMBAJADA DEL SULTÁN DE MARRUECOS A ROMA
Voir le sujet précédent Voir le sujet suivant Revenir en haut 
Page 1 sur 1
 Sujets similaires
-
» The Vocal People 2010
» Envie de partager un livre
» PALAZZO FARNESE, mostra, 17 dicembre - 27 Aprile 2011
» coda alla vaccinara - ricetta di Roma - question
» Des Vénitiens font appel à un avocat pour expulser leur fils de 41 ans.

Permission de ce forum:Vous ne pouvez pas répondre aux sujets dans ce forum
HISTOIRE DES JUIFS DU MAROC PAR SOLY ANIDJAR :: FORUM EN LANGUE ESPAGNOL ET EN HAKETIA -FORO EN ESPANOL Y HAKETIA :: VIDA JUDIA Y JUDIA MARROQUIE EN EL MUNDO-
Sauter vers:  
Créer un forum | © phpBB | Forum gratuit d'entraide | Contact | Signaler un abus | Forum gratuit